Ingredientes

Cómo usar frutas deshidratadas en la cocina

Te contamos qué tipo de frutas puedes utilizar en tus preparaciones y algunos consejos que volverán más práctico el proceso de deshidratación.

Frutas deshidratadas en un mesón 

Fresas, manzanas, ciruelas, mangos y muchas frutas más puedes deshidratar para tus preparaciones.

Las frutas son básicas en la alimentación diaria, pero hay veces que pasan los días y se dañan, porque no sabemos cómo incluirlas en nuestras preparaciones. Sin embargo, existe una solución a esos problemas y es el proceso de la deshidratación.  

Por eso, hoy te vamos a enseñar cómo desde casa puedes aplicar un proceso de conservación las frutas que quieras por muchísimo tiempo y cómo aprovecharlas en diferentes recetas, tanto en postres como en ensaladas y almuerzos.  

Conoce con nosotros las diferentes técnicas de deshidratación de frutas y explora cuáles son las más comunes que se utilizan en la cocina.  

¿POR QUÉ DESHIDRATAMOS FRUTAS? 

Es probable que la deshidratación de alimentos surgiera más como un descubrimiento que como un invento. Cuando nos remontamos a su historia, la línea del tiempo nos lleva a Mesopotamia, donde el mismo sol del desierto se encargaba de secar los alimentos.  

En ese momento se les reveló a sus habitantes que las frutas secas todavía eran comestibles y que, además, podían conservarse mucho más tiempo que una fruta fresca. El proceso consiste en aplicar calor, el cual las seca, pero no las descompone como la humedad.  

Aunque en la antigüedad el proceso de deshidratar frutas estaba más ligado a la conservación de alimentos (en especial, para las largas travesías de los navegantes y las épocas de escasez en los cultivos), hoy también realizamos este proceso para diferentes recetas, pues las texturas y los sabores de los alimentos cambian con la deshidratación.  

 Frutas deshidratadas con hierbabuena 

Diferentes técnicas para deshidratar frutas  

En esencia, el proceso llamado deshidratación se trata de extraer el agua que contienen los alimentos para evitar el incremento de bacterias, que son las responsables de la descomposición. De esta manera, la fruta puede mantener sus características básicas y nosotros podemos disfrutar de su sabor por más tiempo.  

Aunque es un proceso muy sencillo, existen diferentes técnicas para deshidratar frutas. Hoy te vamos a contar algunas de ellas que puedes intentar en casa:  

  • Al horno: una manera sencilla de lograrlo, no necesitas de mucha práctica, pero sí de cuidado. Tan solo tienes que tomar una bandeja, ponerle un papel vegetal y colocar las frutas picadas que quieras deshidratar. Recuerda que entre más finos sean los cortes, menor tiempo necesitarán en el horno. Debes estar pendiente de no quemar las frutas, pues de esta manera corres el riesgo de quemarlas y eliminar sus minerales. 
  • Secado al sol: como les contamos, esta es la manera más antigua y tradicional, pero todavía mantiene la misma eficacia. Busca un espacio en tu casa o en tu patio donde la luz solar esté expuesta y deja tus frutas en una bandeja de secado (te debes asegurar de que no tengan contacto con el suelo, para evitar su contaminación). De vez en cuando, puedes girar las frutas para que el secado sea uniforme.  
  • Con deshidratador: esta es la forma más sencilla de lograrlo, pero necesitas un deshidratador para hacerlo. Es muy fácil deshidratar frutas con este dispositivo y permite que seques diferentes alimentos al mismo tiempo.  

Antes de empezar con estas técnicas, aprende cómo desinfectar tus frutas para consumirlas de forma segura.  

RECETAS CON FRUTAS:

Consejos básicos para realizar el proceso de deshidratación  

Etiqueta p: Aunque el proceso es muy fácil, aquí te mostramos algunos consejos que permiten un proceso más práctico en la deshidratación de frutas.  

1. Corta las frutas en trozos iguales: al picar la fruta del mismo tamaño te aseguras de que se sequen de manera uniforme y eso vuelve al proceso del secado más efectivo.  

2. Utiliza frutas frescas y maduras: gracias a que contienen más azúcares que las frutas verdes, las maduras logran un sabor más dulce y agradable al paladar al estar deshidratadas.  

3. Pretrata las frutas: utilizar sustancias como el ácido ascórbico (también conocido como Vitamina C) ayudan a prevenir la oxidación y el oscurecimiento de las frutas. Puedes remojar los trozos en una solución de ácido ascórbico antes de empezar el proceso.  

4. Asegúrate de que estén secas: si empiezas a deshidratar frutas húmedas es más probable que puedan desarrollar moho y estropeen todo el lote.  

5. Evita deshidratar en días húmedos: la humedad ambiental puede afectar la transición de las frutas, por eso es mejor evitar estos días para realizarlo.  

Por último, es importante que sepas cómo conservar estas frutas una vez las sacaste del horno o las quitaste de la exposición del sol. Ya que esta transición tiene como objetivo eliminar el agua de los alimentos, lo mejor para guardar estas frutas es un recipiente hermético. Nosotros recomendamos usar uno de vidrio y guardarlo en un lugar fresco, a temperatura ambiente y lejos de la humedad. 

Este es un proceso lento, que requiere un poco de paciencia, pero siguiendo esas indicaciones podrás tener frutas deshidratadas para tu consumo cuando quieras.  

¿QUÉ TIPO DE FRUTAS ES RECOMENDABLE DESHIDRATAR?  

En realidad, puedes deshidratar las frutas que quieras con las tres diferentes técnicas que ya te enseñamos. Sin embargo, aquí te mostramos cuáles son las frutas más comunes y cómo pueden ser utilizadas en tus próximas recetas o para el consumo directo.  

  • Manzanas: son una opción para hacer compotas, mezclas para muffins, tartas y galletas, como también como un snack saludable para recargarte de energía.  
  • Bananos: se pueden usar en barras de cereales, mezclas para batidos o también para una receta de repostería.  
Frutas deshidratadas en un bowl 
  • Uvas: las uvas y las pasas son deliciosas a cualquier hora del día y las puedes agregar en platos saludables, como una ensalada o una mezcla de granola o de cereales.  
  • Higos: se pueden usar en una variedad de recetas como panes, pasteles, barras de granola o incluso para acompañar una ensalada.  
  • Mango: las recetas de mango en salsas y marinados son muy populares y gran parte de ellas se hacen con frutas deshidratadas. Pruébala con tus proteínas favoritas o como vinagreta en una ensalada.  
  • Piña: un ingrediente popular para mezclas de batidos o para refrescar el paladar a cualquier hora del día.  
  • Frutos rojos: moras, frambuesas o fresas se pueden deshidratar para compotas, mezclas para wafles o como snacks saludables.  

Descubre cómo preparar mermelada casera con la fruta que quieras.  

RECETAS CON FRUTAS DESHIDRATADAS 

Con las técnicas, los consejos y los ingredientes a la mano, ya puedes empezar a experimentar en tu cocina con las frutas deshidratadas que tienes en tu alacena.  

  • Ceviche de frutas: una comida ligera y llena de sabor, bañadas en jugo de limón y acompañadas de una de las recetas peruanas más conocidas en todo el mundo.  
  • Rosca de Reyes rellena de fruta: esta es una receta que verás mucho en la época navideña, porque es un clásico que nos acompaña en estas festividades. Un pan suave con el dulce sabor de una gran variedad de frutas deshidratadas.  
  • Copa de frutas: si acompañas las frutas picadas con Leche Condensada LA LECHERA®, tendrás un postre delicioso. También puedes añadirle el tipo de queso que más te guste, nosotros te recomendamos queso crema o queso campesino.  
  • Batido de banano: una de las maneras más prácticas de utilizar las frutas deshidratadas es en un batido, donde podremos disfrutar de su dulce sabor y de sus fuentes de energía para empezar el día.  
Batido de banano 
  • Tarta de frutas: un postre saludable, muy colorido y que le encantará a toda tu familia. No olvides que en el emplatado lo puedes decorar con azúcar glass. 
  • Wafles con frutas: si existe un desayuno que nunca va a pasar de moda, son los wafles. Acompáñalos con tus frutas deshidratadas favoritas y un par de cucharaditas de maple.   
  • Crepas de frutas: con una lata de Leche Evaporada CARNATION® CLAVEL® puedes asegurarte de una mezcla de crepas deliciosa. Te sugerimos que en esta preparación le añadas manzanas verdes, mango picado, la ralladura de dos limones y media taza de frutos secos, preferiblemente almendras o nueces.   

Con estas recetas te puedes divertir en tu cocina y sacarle todo el provecho a las frutas que tienes. Recuerda que las frutas son alimentos básicos en tu dieta y cuentan con una infinidad de usos en las recetas. ¡Sigue descubriendo cómo variar tus preparaciones con Recetas Nestlé! 

 

FUENTES: