Ingredientes

Coco, una fruta muy versátil que debes usar

 Te contamos cómo abrir un coco y las mejores formas de usar todas sus partes

Lorem ipsum

En Recetas Nestlé® te contamos cómo aprovechar al máximo esta fruta

Las frutas son estupendas porque, además de ser deliciosas, muchas veces nos llevan a escenarios fabulosos. El coco o la piña, por ejemplo, tienen un sabor que nos recuerda a la playa, mientras que las moras se relacionan con los bosques.

Además, si las usamos correctamente podemos aprovecharlas en su totalidad. Entre los ejemplos tropicales, el coco es estupendo: tomamos su agua, comemos su pulpa y la cáscara es maravillosa para decorar la casa. Por estas cualidades es que en Recetas Nestlé® queremos explorarlo a profundidad.

EL COCO, UNA FRUTA PARA USAR POR COMPLETO

En Recetas Nestlé® preferimos sacarle todo el provecho a los ingredientes que usamos en los platos que cocinamos para reducir el desperdicio de alimentos. Por eso el coco es una de nuestras frutas preferidas.

Por un lado, tenemos la famosísima agua de coco, exquisita y perfecta para saciar la sed en los días más calurosos. La pulpa, por su parte, es deliciosa y la podemos usar en diferentes presentaciones (rallada, cortada en trozos cruda, cocinada, como decoración, etc.). Con la cáscara es posible hacer ornamentos en casa.

El coco tiene muchas propiedades nutricionales, por eso en Recetas Nestlé® queremos compartir algunas de ellas. Por ejemplo, es fuente de fibra, lo cual aporta a una función intestinal normal. También contiene diversos minerales, entre ellos el hierro, el cual contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario. Además, también ayuda a reducir el cansancio y la fatiga.

Conoce cómo hacer un refresco de coco con Leche Evaporada IDEAL®.

 Agua de coco con la fruta a su lado.

EL AGUA DE COCO

Vamos a comenzar a profundizar en esta maravillosa fruta tropical con el agua que encontramos en su interior. Pero una cosa es hablar de lo fabulosa que es cuando la tomamos y otra enfrentarse a un coco para saber cómo la podemos sacar.

Hay un método muy sencillo que parece demasiado fácil para ser verdad, en especial porque la cáscara del coco es bastante dura y si queremos abrir esta fruta tenemos que romperla. Sin embargo, no hace falta para beber el agua.

APRENDAMOS JUNTOS A SACAR EL AGUA DEL COCO

Los cocos suelen tener tres marcas en su superficie. Tenemos que apretarlas con fuerza, incluso usando un cuchillo, un sacacorchos u otro objeto con filo, hasta notar que una de ellas tiene una textura más suave y alcanza a ceder un poco.

A esa marca que no es tan dura la tenemos que apretar y/o golpear hasta que se abra un agujero. Luego, nada más hace falta darle vuelta al coco sobre un bowl o cualquier recipiente para que el agua salga por ahí. Lo mejor es que la podemos beber inmediatamente.

Un tip antes de continuar: si queremos que el agua no tenga restos de coco, una buena idea es pasarla por un colador para limpiarla.

Un coco abierto, listo para su consumo.

¿CÓMO ABRIR UN COCO?

La técnica anterior es la más sencilla si queremos únicamente beber el agua de coco, pero si lo que buscamos es aprovechar su pulpa es necesario romper la cáscara y abrir la fruta. Si es la primera vez que lo vamos a hacer, seguramente no será fácil, por eso en Recetas Nestlé® estamos contigo para lograrlo sin muchas complicaciones.

  1. Lo primero que tenemos que hacer es sacar el agua, así que debemos empezar con el proceso que explicamos anteriormente.
  2. Una vez el coco está vacío, vamos a fijarnos que entre las marcas hay una línea que atraviesa la fruta.
  3. Cuando la identifiquemos, lo que queremos es golpear con un objeto contundente –recomendamos un martillo– en el medio de esa línea hasta que veamos que se forma una grieta en la piel.
  4. Al romper esta parte de la cáscara, vamos a empezar a girar el coco y a seguir golpeándolo hasta quebrarlo por la mitad.
  5. Finalmente, cuando el coco tenga una grieta por el medio de toda su superficie, simplemente separamos las dos partes con nuestras manos.

Un tip antes de continuar: para evitar romper o dañar la mesa, es mejor sostener el coco con una mano, teniendo precaución para no lastimar nuestros dedos. Si preferimos abrirlo sobre una superficie, es muy importante que sea bastante resistente y que tengamos cuidado al golpearlo para que la fruta no se resbale.

RECETAS CON COCO:

 

LA PULPA

Una vez abierto el coco se ve esa pulpa blanca que nos encanta usar en postres o comer directamente cruda. En realidad, podemos sacarle provecho de muchísimas formas y con todo tipo de preparaciones, sin embargo, primero tenemos que desprenderla y sacarla.

¿CÓMO SACAR LA PULPA DEL COCO?

No es tan sencillo como en otras frutas en las que se separa fácilmente de la cáscara. Acá tenemos un par de opciones que son complementarias, así que es mejor usar estos tres métodos para tener los mejores resultados.

  • Seguir golpeando: la primera idea es, una vez el coco está partido por la mitad, continuamos golpeando con el martillo la piel para que la pulpa se afloje. En algunos casos lo podremos terminar de separar con los dedos, pero con las partes que siguen adheridas tenemos que seguir trabajando.
  • Con la ayuda de un cuchillo: si después de los golpes hay partes de la pulpa que no podemos separar, la mejor opción es aprovechar un cuchillo delgado que metemos entre la cáscara y la parte blanca para usarlo como una palanca.
  • Con un pelador: al final, ya sea después de usar un martillo o un cuchillo, suele quedar una parte marrón pegada a la pulpa. La forma más fácil de quitarla es con el mismo pelador que usamos con las papas.

Aprende a preparar unas bolitas de coco con Leche Condensada La Lechera®. Flan con ralladura de coco.

PRESENTACIONES DE LA PULPA

Al tener separada toda la parte blanca de su piel podemos seguir jugando para experimentar con distintas formas de cortar y servir el coco. Estas son unas cuantas ideas.

  • Crudo: después de abrirlo y separar la pulpa, esta es la forma más fácil de consumir el coco. Tiene un sabor exquisito y una textura ligeramente húmeda, debido al agua que ha absorbido. Por eso también nos ayuda a tener una sensación refrescante.
  • Rallado: lo podemos ver en muchísimos postres en los que esta fruta aporta textura y sabor. Es tan sencillo como usar un rallador de agujeros pequeños para deshacer la pulpa. Si queremos una versión deshidratada, llevamos el resultado al horno por unas cuantas de horas.
  • Hojuelas: es igual de fácil que rallarlo, la única diferencia es que necesitamos usar los agujeros grandes de nuestro rallador.
  • Chips: la última idea de presentación consiste en rebanadas delgadas, similares a las que podemos hacer con papas y algunas verduras.
Un coco usado como bowl.

CREATIVIDAD CON LA CÁSCARA

Hasta acá hemos explorado las partes comestibles del coco, pero una vez nos tomamos el agua y comemos la pulpa, ¿qué podemos hacer con su piel? Es dura, tuvimos que romperla con un martillo, así que es imposible de morder. Si queremos sacarle provecho, tenemos que ser creativos.

Estas son unas cuantas ideas:

  • Usar como un bowl: la solución perfecta para reutilizar la cáscara del coco en la cocina, en especial si al abrirlo quedó partido por la mitad. Podemos usarlo para servir todo tipo de platos, pero lo mejor es aprovecharlo con ensaladas y preparaciones que sean sencillas de limpiar.
  • Para encender un fuego: la cáscara del coco es estupenda si queremos hacer un asado, puesto que es excelente para levantar las llamas. También se pueden usar en una chimenea para asar malvaviscos con amigos o en una cita romántica.
  • Una maceta: acá nos alejamos un poco del tema de la cocina, pero la cáscara también nos puede ayudar a decorar nuestra casa. Si la llenamos con tierra, podemos plantar algunas hierbas aromáticas para usar en nuestros platos.
Galletas de coco.

DERIVADOS DEL COCO

Además de todas las ideas que hemos compartido, que básicamente son usando el coco crudo, existen varios subproductos que se hacen a partir de esta fruta y que podemos utilizar para cocinar distintos platos.

Vale la pena aclarar que cuando hablamos de derivados nos referimos a productos que deben pasar por un proceso de preparación para obtenerlos, que no están en el coco de forma natural.

LA LECHE O BEBIDA DE COCO

Empezamos con un derivado que suele ser confundido con el agua. Se trata de una bebida comúnmente conocida como leche de coco por su color blanquecino y su textura. Además, es una de las leches vegetales más sencillas de hacer, así que es perfecta para las personas que prefieren evitar las de origen animal.

Simplemente hay que licuar la pulpa en agua caliente y después pasarla por un colador o exprimirla a través de una tela delgada, de esta forma queda completamente limpia.

Alfajores con ralladura de coco.

HARINA DE COCO

Una opción fabulosa para sustituir la harina de trigo que contiene gluten, una proteína que muchas personas no pueden consumir. La de coco se prepara con la pulpa cuando está completamente seca.

Después se tritura hasta lograr esa textura característica con la que podemos preparar muchísimos postres, que en este caso quedan con un ligero sabor a coco.

ACEITE DE COCO

Aunque también se hace a partir de la pulpa de esta fruta, no es una preparación tan sencilla para que sea casera. Si lo queremos usar, es mejor comprarlo en el supermercado. Curiosamente, se diferencia del resto de los aceites porque pasa a un estado líquido cuando se calienta. A temperatura ambiente es semisólido.

Está bastante claro que el coco es supremamente versátil, desde su agua hasta todo lo que podemos preparar con la pulpa. ¡Explora las recetas que tenemos con esta fruta y anímate a cocinar!

 

Fuentes:

https://mejorconsalud.as.com/coco-agua-preparar-leche-cocinar-pulpa/

https://danzadefogones.com/como-abrir-un-coco/

Como abrir un coco de forma fácil y sacando toda su carne. Something is cooking

Cómo abrir un coco | facilisimo.com

https://www.cocinista.es/web/es/enciclopedia-cocinista/ingredientes-del-mundo/coco.html

Básicos: Cómo hacer LECHE DE COCO| Leches vegetales