Ingredientes

Queso parmesano, una joya de la cocina italiana

Saca el chef que llevas dentro conociendo las diferentes formas en que puedes usar el queso parmesano en la cocina.

Queso parmesano con tomate, albahaca y pasta, ingredientes italianos

Sorprende a todos en casa con deliciosas preparaciones con queso parmesano. 

Para los conocedores de la cocina internacional o para los amantes de la gastronomía italiana, saben que el queso parmesano es un ingrediente esencial para crear deliciosos platos. Su sabor intenso y textura única lo convierten en un tesoro culinario capaz de elevar tus platos a otro nivel.  

Si estás dando tus primeros pasos en la cocina o si por el contrario eres un cocinero experimentado, estás en el lugar correcto. En esta ocasión con Recetas Nestlé® conocerás el fascinante mundo del queso parmesano abarcando su origen, elaboración hasta las recetas más exquisitas que puedes preparar con este ingrediente. Acompáñanos y descubre de qué se trata.  

QUESO PARMESANO, EL INGREDIENTE DE LA COCINA ITALIANA 

El queso parmesano es un queso duro de color amarillento con una corteza dura que encierra un interior suave y mantecoso. Su sabor es robusto con textura granulosa, con un aroma inconfundible con notas de nuez y frutas maduras. Se elabora con leche vaca parcialmente descremada (de 32 a 50% de materia grasa) y pasa por un proceso de maduración que puede durar desde los 12 meses hasta los 36, lo que le confiere aromas y sabores únicos.  

¿CUÁL ES EL ORIGEN DEL QUESO PARMESANO? 

Este es un queso italiano, tiene una historia que se remonta a la Edad Media y se registró por primera vez hacia el año de 1254 y cuenta la leyenda que los monjes benedictinos de la región italiana fueron quienes vieron en el queso una excelente forma de conservar la gran cantidad de leche que producían.  

 Porción de queso parmesano para rallar 

Los monjes tenían el monopolio del queso parmesano y a medida que se hizo más popular se extendió al resto de Europa donde surgieron imitaciones por lo que Italia decidió que debía ser una denominación de origen protegida al que era producido en provincias de Parma y Reggio Emilia y algunas zonas circundantes con métodos tradicionales, a este queso se le conoce como Parmigiano-Reggiano, siendo el parmesano original, aunque actualmente se pueden encontrar versiones y replicas similares procedente de Argentina, Australia y Estados Unidos.  

¿CÓMO SE ELABORA EL QUESO PARMESANO? 

La elaboración del queso parmesano es un proceso artesanal que implica ingredientes simples pero técnicas precisas. Para empezar la leche de vaca se calienta y se coagula lenta y naturalmente con la adición de cuajo y un fermento lácteo, rico en cultivo iniciadores. Usando un enorme batidor llamado “Spino” la leche cuajada se va a fragmentar obteniendo cientos de granos pequeños. Estos se cocinan para que pierdan agua y se depositan al fondo del recipiente como una especie de masa que después se extrae y reposarán de 2 a 3 días.  

Pasado este tiempo el queso se sumerge en tanques llenos con una solución de sal marina y allí permanecerán durante unos 24 días. Pasado este tiempo, comienza la etapa de maduración donde el queso se transfiere a las salas de curado donde permanecen mínimo un año y cada 10 días, cada rueda se limpia con cuidado, se cepilla y se gira.  

Al finalizar este largo proceso, el queso parmesano tiene una presentación en forma cilíndrica con lados ligeramente convexos, tiene 46 cm de diámetro y 23 cm de espesor, y una porción puede llegar a tener un peso entre 33 y 36 kg.  

USOS CULINARIOS CON EL QUESO PARMESANO 

Dentro de los diferentes tipos de quesos, el parmesano es un infaltable en cualquier cocina del mundo, donde su sabor y aroma inconfundible y textura única, puede elevar tus platos caseros en una verdadera obra maestra gastronómica. Descubre con Recetas Nestlé® cómo llevar los sabores de Italia a tu mesa de manera creativa, al incorporar el queso parmesano en tus platos de diferentes maneras que deleitarán tus pupilas gustativas y te harán sentir como un chef profesional en tu propia cocina.  

1. RALLADO FRESCO O EN POLVO 

Estas presentaciones son las formas más comunes de consumirlo.  

  • Rallado fresco: El queso tradicional se comercial de forma cilíndrica entero fresco o cortado en pequeñas porciones para ser rallado y espolvoreado sobre platos de pasta, ensaladas, sopas y verduras. Para disfrutar de su frescura y sabor, se recomienda rallarlo justo antes de consumirlo.  
Mujer rallando queso parmesano en receta de pasta 
  • En polvo: En el mercado puedes encontrar que varias marcas lo ofrecen en bolsas en virutas e incluso en polvo fino ya listo para espolvorear en tus platos favoritos. Lo puedes usar para elaborar salsas, sopas y platos gratinados como lo hacemos en esta receta de mac and cheese horneado, proporcionando un delicioso sabor y un hermoso acabado dorado.  

RECETAS RECOMENDADAS CON QUESO PARMESANO

2. SALSAS CREMOSAS 

El queso parmesano se ha convertido en un componente esencial en la elaboración de salsas al aportar un exquisito sabor y una textura irresistible. Entre el amplio mundo de salsas existentes, se destacan dos en particular que requieren el uso de este ingrediente.  

Anímate a incorporar el queso parmesano y llevar a tu mesa los mejores sabores de Italia con esta exquisita receta de pasta en salsa Alfredo.  

  • Salsa Pesto: Otra salsa que es perfecta para acompañar pastas, pollos, pescados e incluso como aderezo para ensaladas. Esta delicia cremosa se elabora con albahaca, piñones, ajo, aceite de oliva y queso parmesano.  
Queso parmesano ingrediente de la salsa pesto 

3. PLATOS CLÁSICOS ITALIANOS 

Las pastas y los risottos son clásicos italianos que han cruzado fronteras para cautivarnos con su exquisito sabor, siendo el queso parmesano el compañero infaltable para crear un plato muy tradicional. 

  • Pastas: Desde pastas largas, cortas o rellenas todas tienen al queso parmesano como un compañero ideal para realzar el sabor y crear una textura única. Recuerda agregarlo al final de la cocción para disfrutarlo mejor.  

Dale variedad a tu menú incorporándolo en más de 25 tipos de pastas italianas, conócelas aquí.  

Plato de pasta con queso parmesano 
  • Risottos: El queso parmesano desempeña un papel esencial en los risottos, añadiendo sabor, textura y cremosidad.  

4. RECETAS AL HORNO 

El queso parmesano es un ingrediente maravilloso para agregar un toque de sabor y una capa crujiente a tus platos al horno. Aquí tienes algunas ideas de cómo disfrutarlo.  

  • Pasta gratinada: Al hornear recetas como lasañas, canelones o cualquier plato de pasta, basta con espolvorear un poco de queso parmesano rallado sobre la parte superior para crear una capa dorada y crujiente que contrasta a la perfección con la suavidad del relleno.  
  • Proteínas gratinadas: Ingredientes como pollo o pescados al horno suelen ser ideales para mezclar con queso parmesano, pan rallado y hierbas como cobertura antes de hornear.  
  • Verduras gratinadas: Las verduras tampoco se quedan atrás, ya que con ellas podemos crear auténticas delicias, donde el queso parmesano se encargará de hacer magia en el horno. Compruébalo con esta exquisita receta de chayotes rellenos con carne molida y queso gratinado.  

5. APERITIVOS CREATIVOS 

Saca el chef que llevas dentro y experimenta con creativos snacks y entradas, donde el queso parmesano enamorará a todos con su exquisito sabor y textura. Anímate a crear crocantes bocados de parmesano para decorar tus platos o pequeñas delicias para servir en reuniones, como palitos, galletas, deditos o bolitas.  

¿CÓMO CONSERVAR EL QUESO PARMESANO?  

El parmesano al ser un queso maduro, podría parecer que no se requiere tomar medidas de precaución de almacenamiento y conservación, sin embargo, es esencial que tomes en cuenta las siguientes recomendaciones si deseas que mantenga su esplendor hasta el último bocado. ¡Toma nota y síguelos al pie de la letra!  

  • Envuelve el queso parmesano en papel encerado o pergamino. Evita el uso de plástico ya que puede crear un ambiente húmedo, propicio para el crecimiento de mohos. 
  • Guarda el queso parmesano en la parte menos húmeda del refrigerador. 
  • Revisa el queso regularmente y si encuentras pequeñas partes con moho, córtalo inmediatamente. Si por el contrario el moho está presente en todo el queso, debes desecharlo por completo.  
  • Si tienes queso parmesano en exceso y no piensas consumirlo en los próximos días, rállalo o córtalo en trozos y guárdalo en el congelador. Ten en cuenta que la textura puede cambiar después de la congelación.  

 

FUENTES: 

https://www.bbcgoodfood.com/glossary/parmesan-glossary https://laroussecocina.mx/palabra/parmesano/  

https://www.thespruceeats.com/parmesan-vs-parmigiano-591198