Recetas Caseras

Tzatziki: salsa con sabor Mediterráneo

Desde Grecia a tu mesa, sorprende a todos con el sabor fresco y aromático del Tzatziki.

Salsa tzatziki y gyros

Lleva a tu mesa el auténtico sabor Mediterráneo con la salsa Tzatziki.

En el fascinante mundo de la gastronomía, resulta cautivador explorar las riquezas culinarias de otras culturas, descubriendo sabores que trasportan nuestros sentidos a tierras lejanas. En esta ocasión, nos embarcaremos en la búsqueda de los tesoros de la cocina griega, centrándonos en uno muy particular con un nombre peculiar y, a veces, un tanto difícil de pronunciar: el Tzatziki. 

No te dejes intimidar por su nombre, esta famosa salsa, además de ser muy deliciosa, es muy fácil de preparar y lo mejor de todo es que puedes llevar los sabores de Grecia a tu mesa, ya que se elabora con pocos y básicos ingredientes que solemos tener en casa.  Sumérgete en el mundo del Tzatziki con Recetas Nestlé® y explora su origen, historia, usos culinarios, y cómo prepararlo para disfrutarlo con toda tu familia sin salir de casa. ¿Estás listo para emprender este nuevo viaje gastronómico? 

 

¿QUÉ ES EL TZATZIKI? 

Con un nombre que suena sofisticado y podría parecer algo laborioso, el Tzatziki no es más que una sencilla salsa ácida a base de yogurt sin sabor, aromatizada con pepino, ajo, hierbas frescas y zumo de limón. Con su tonalidad blanca y consistencia sedosa, esta salsa aporta vida y frescura a una amplia variedad de recetas, desde ensaladas hasta carnes a la parrilla, especialmente el cordero, pollo o pescado. Además, se destaca como aderezo de los famosos gyros, al bañar kebabs o como dip para acompañar vegetales frescos, galletas o pan pita tostado.

Wrap de vegetales con salsa tzatziki

El Tzatziki tiene su origen en el sureste de Europa y Oriente Medio. Es común encontrar que no es exclusivamente una receta típica de Grecia; también es habitual hallar pequeñas variantes en la cocina turca, búlgara y en los países balcánicos. En estos lugares, la salsa puede recibir otros nombres y los ingredientes pueden variar, incluyendo diferentes hierbas, la presencia de tahini o el uso de vinagre en lugar de zumo de limón. 

Continúa leyendo y descubre más acerca de la comida mediterránea: una opción natural, deliciosa y fresca

 

INGREDIENTES ESENCIALES PARA PREPARAR TZATZIKI 

Lo sorprendente del Tzatziki es que se prepara con muy pocos ingredientes que, al combinarse, crean una exquisita salsa capaz de transformar cualquier plato al que acompañe. A continuación, te compartimos los ingredientes esenciales que debes tener al alcance para hacer tu propio Tzatziki casero: 

  • Yogurt griego: la base fundamental de esta salsa reside en el yogurt, que contribuye con su distintiva cremosidad. Se debe tener en cuenta que se necesita yogurt natural con toda su grasa; el yogurt griego es ideal gracias a su cremosidad ácida y por su espesor, que aportan cuerpo a la salsa. Recuerda que no puede ser de los que vienen azucarados ni saborizados.

    Tazón con yogurt griego natural, ingrediente clave del Tzatziki
  • Pepino: este ingrediente fresco y crujiente aporta textura y un toque refrescante a la salsa. La forma de incorporarlo puede variar según los gustos; se puede rallar y exprimir el agua del pepino, o picarlo finamente para obtener más textura. Sin embargo, algunos sugieren que de esta última manera la salsa no se conserva por mucho tiempo, ya que la humedad del pepino puede afectar la consistencia del yogurt. Es este ingrediente el que hace que en algunos lugares se le conozca a esta salsa como “salsa de pepino”.  
  • Ajo: no te preocupes al descubrir este ingrediente en la receta; no te dejará con aliento para espantar vampiros. Aunque no podemos negar que el ajo tiene un sabor potente, es esencial para añadir el toque distintivo a la salsa, realzando su sabor y aportando un carácter inconfundible y atractivo. Por eso, si tienes alguna reserva con este ingrediente, agrégalo según tus preferencias, que pueden ir desde un diente de ajo hasta tres. 

Haz clic aquí para descubrir cinco métodos diferentes de pelar ajos

  • Hierbas aromáticas:  desempeñan un papel fundamental al realzar la frescura, el sabor y color a la salsa. Dentro de la variedad de opciones, puedes elegir las que más te gusten, pero la elección más tradicional es el eneldo, que aporta un aroma herbal y un sabor distintivo. La menta y el perejil también son opciones bienvenidas; con sus notas refrescantes, cítricas y ligeramente picantes, complementan la mezcla, brindando una explosión de sabor en cada bocado. Así que, agrega al menos una de estas hierbas a tu receta.  
  • Condimentos: para finalizar y realzar aún más el sabor de la salsa, simplemente añade un toque de aceite de oliva, una pizca de sal y otra de pimienta. El aceite eleva la cremosidad de la salsa, proporcionando una nota suave y agradable. La sal y la pimienta potencia los sabores, añadiendo profundidad y equilibrio a la mezcla. El zumo de limón es opcional para quienes desean que tenga un toque cítrico. Los anteriores ingredientes agrégalos según tu preferencia, pero con moderación.

    Aderezo de Tzatziki para bañar ensalada verde

¿CÓMO SE HACE EL TZATZIKI? 

En medio de las comodidades que nos ofrece la vida moderna, es posible encontrar la deliciosa salsa mediterránea Tzatziki en mercados especializados. Sin embargo, nada se compara con versión casera, que puede estar lista en solo 15 minutos. Anímate a prepararla y descubre cómo estos ingredientes frescos, sin necesidad de utensilios complicados, crean una salsa que, sin lugar a duda se convertirá en tu favorita.  

  1. Para empezar, pela un pepino y rállalo. Usa un colador de malla, un paño de cocina limpio o papel de cocina para exprimir todo el líquido del pepino. Si prefieres sentir los trozos de pepino, córtalos en cubos, retira sus semillas y deja que reposen unos minutos para que suelten parte del agua. Realiza este paso con antelación, ya que la eliminación del líquido del pepino es fundamental para lograr una salsa con una textura cremosa y untuosa.  
  2. En un tazón, añade el yogurt griego natural e incorpora el pepino rallado que ya tienes listo.  
  3. Mezcla vigorosamente y agrega el ajo triturado, hierbas frescas, y condimenta al gusto con una pizca de sal y pimienta.  
  4. Finalmente, añade el aceite de oliva, mezcla bien y deja reposar en el refrigerador para que los sabores se fusionen y obtengas un resultado más delicioso. Sirve frío y disfruta. 

Es fundamental tener en cuenta el Tzatziki está compuesto principalmente por yogurt y pepino, dos ingredientes propensos a la descomposición si de dejan a temperatura ambiente. Recuerda que los procesos de refrigeración nos ayudan a conservar de mejor manera los lácteos y los vegetales, ya que estos tratamientos retardan el crecimiento de microorganismos, asegurando que no se pierda su calidad ni propiedades nutricionales.   

Regístrate en Recetas Nestlé® y descubre más consejos, trucos y deliciosas preparaciones que te permitirán lucirte siempre en la mesa con una receta nueva cada día.   

 

 

 

FUENTES: 

https://www.foodandwine.com/recipes/cucumber-dill-tzatziki  

https://www.elespanol.com/cocinillas/recetas/aperitivos-y-entrantes/20180910/tzatziki-salsa-griega-yogur-querras-devorar-cucharadas/1001347915196_30.html  

https://www.thekitchn.com/whats-tzatziki-243274